Las nuevas tecnologías están intentando encontrar una forma de reemplazar el uso del petróleo. Es que hay una realidad que ya no podemos dejar de lado: el petróleo se está acabando. Pero los intereses económicos son muy grandes y pareciera que nadie va a parar de explotar las Petroleras de Colombia hasta que estos no desaparezcan del todo. 

Los medios ya lo anunciaron en el 2016, a Colombia solo le quedan cinco años de reservas petroleras. Los precios descienden, las empresas dejaron de invertir en la exploración para encontrar nuevos pozos. El Gobierno hace oídos sordos. 

La Cámara Colombiana de Bienes y Servicios Petroleros (Campetrol), proyecta a partir de los precios del crudo de petróleo actuales -aproximadamente 30 dólares el barril- que Colombia dejará de ser autónoma en esta área, ya que las reservas se vaciarán muy rápido. Esto quiere decir que en menos de cinco años el país petrolero por excelencia podría convertirse en importador de petróleo, teniendo esto graves consecuencias para los precios de los bienes, para las finanzas del país entero y, especialmente, para las regiones productoras que hace décadas se dedican a esta actividad. Seguir extrayendo el crudo comenzaría a no dar beneficios frente a los ingresos. El oro negro está llegando a su fin.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *